dimarts, 9 de novembre de 2010

Solo millo



Estaba paseando por el ignoto mundo de los blogs, cuando de pronto me he topado con uno que me ha llamado la atención (¡Atención!,¡Atención!, me decía). Se trataba de otras cosas, pero su autora no ha podido evitar mostrar su estupefacción ante las nuevas normas lingüísticas de la RALE. Lo cierto es que estos días he podido escuchar a filólog@s blasfemar por tales cambios que consideran que empobrece la lengua española. Probablemente un antropólogo utilizaría el término “adaptación”, un historiador quizá se sintiera más a gusto con el término “evolución”, pero veo que para un filólogo el término más adecuado sería... ¿Que sería, ahora que me lo cuestiono?

Da igual... en cualquier caso, creo que a la mayoría de filólog@s les molesta el cambio. Y lo entiendo, porque a mí me costó unos cuantos esfuerzos aprenderme que Cristóbal Colón descubrió América, y que no fue Gérard Depardieu quien lo hiciera pese a “1492...”, la película de Ridley Scott. En ese caso no me resulta tan difícil imaginarme a mis pobres compañer@s filólog@s, rebanándose la sesera para entender que solo se acentúa cuando procede de un solamente". Que ese tildito impertinente quizá le haya costado a alguien un buen paseo en septiembre por la Facultad. Como para que ahora nos digan que de tilditos en solo, ni uno más.

Pero la historia de las lenguas es así, como les decía; evolucionan. Y evolucionan porque se adaptan. Se adaptan porque sino aun estaríamos hablando en indoeuropeo, y aunque no habría nada de malo en que aun habláramos indoeuropeo, la viveza de una lengua también se muestra por su capacidad de reflejar los cambios sociales. El mundo existe porque lo hablamos, las cosas son lo que son porque las nombramos, y evolucionamos a velocidad de infarto.  

Hay que reconocer que era una bobada de narices eso del acentito de solo; una verdadera molestia ya obsoleta. ¿Y qué me dicen del pronombre él..? Como si fuéramos tan tont@s de no saber distinguir que estamos hablando de una persona y no de un zapato. La lengua española debe reflejar ese cambio fundamental de que ya no somos tan bob@s como antes, que ya no hace falta ir haciéndole marquitas a las palabras para distinguirlas de otras. L@s historiador@s entendemos muchas cosas por su contexto, es más, pienso que el contexto se ha vuelto imprescindible para entender un hecho cualquiera... sin hacerle marquitas.

4 comentaris:

  1. Sí, afirmo que el inmovilismo de la mayoría de los filologos/as oculta un cierto conservadurismo rancio que nada tiene que ver con el evolucionismo del que hablas en tu post. Siempre encontramos algún motivo para quejarnos de los cambios... no sé la razón... quizás es porque al ser la lengua un ser vivo que crece y cambia y se empapa y se transforma tan facilmente queremos preservar un estatismo que nos permita hacer florituras con él, con el estatismo quiero decir....
    Pues bien, a mis alumnos les ha parecido que son ganas de tocar las narices todos estos cambios y no dé en que momento los incorporaré como faltas.... Ahora creo que ya habré hecho alguna falta. Los cambios no me parecen mal en general, pero eso de que a la y la llamen ye... me parece una caca de decisión y no tiene nada que ver con el estatismo... ya tienen bastante en Grecia con esto de su crisis para que ahora les quiten una y que les ha pertenecido desde hace ya 2000 años y encima, en nuestro país el adjetivo que hace referencia a su país ya tiene bastante con lo que tiene.
    DIXIT

    ResponElimina
  2. Completamente de acuerdo que la lengua debe evolucionar,y mucho mejor si evoluciona de una manera natural y práctica. Aunque a veces se deberían tomar algunas medidas y establecer algunos filtros,pero si en el fondo y no en la forma estoy de acuerdo. De todas maneras ,era necesario de verdad ? La Ye!!!!! La Ye!!!!???? Buen homenaje a nuestra querida y elogiada Concha Velasco.

    ResponElimina
  3. Evolucionar, evoluciona pues está viva. Ayer tuve charla en el bar de esas que la gente grita un poco, supongo que gritan para que parezca que se implican en algo más a llá de la cerveza que están bebiendo... Pues bien, alguien -no era un filólogo- se quejan mucho de los "incultismos" y las "garruleces", se quejaba de que estas malas prácticas verbales son muy malas, decía que bueno, los cambios están bien pero si son de cultura y no de "incultez"... Pues bien, efectivamente si eliminaramos estos cambios de "incultez" desde los orígenes de la lengua creo que estaríamos hablando sánscrito? puede ser

    ResponElimina
  4. Pues a mi me han hecho un favor, porque lo de los tilditos lo llevo bastante mal.
    ¡Dios mio! ¡he confesado en publico una parte de mi incultez!

    ResponElimina