dimecres, 17 de novembre de 2010

El uso del catalán en Andalucía


Quería hoy comentar un hecho que yo no me esperaba y que me ha sorprendido gratamente. Al parecer, la Junta de Andalucía se encuentra en pleno proceso de impulsar el catalán en su administración. De pronto, creo que es el deje catalán de que son portadores miles de inmigrantes que han regresado a su tierra, lo que ha provocado en los andaluces un irresistible antojo de aprender nuestra lengua.

De entrada, en presidente de la Junta ya lo entiende, incluso lo habla en la intimidad. 
Además, en breve, está previsto que toda la rotulación en Andalucía sea exclusivamente en catalán. Que los niños se vean inmersos al catalán en las escuelas, y que los medios de comunicación se expresen en catalán, subtitulándose las pelis, en todo caso, al senegalés.

De hecho, en estos momentos ya funciona el programa “TE ENTIENDO PARA LO QUE ME INTERESA”, que es una especie del “Digui-Digui” de los primeros años de TV3. Se trata de sintonizar TV3 en Andalucía para seguir su programación, y al final contestar a unas preguntitas. Entre los acertantes se sortea un jamón con chorreras y un apartamento en Torreviejalicante. Esta semana el premio se lo ha llevado alguien que en un alarde de amor por nuestra invasiva lengua catalana, captó a nuestro Puigcercòs diciendo en voz alta, lo que muchos pensamos. (Igual que lo dice la pamplinas Camacho sobre la inmigración, y que no es más que lo que algunos piensan)

Esto me recuerda que cuando yo era pequeño y mis amados abuelos venían a Barcelona a visitarnos, se suscitaba siempre el mismo conflicto. Este conflicto, año tras año, giraba en torno al uso del catalán en casa, que si TV3, que si mi prima la que peina coletas. Sin embargo, recuerdo también un día en que miles de haces de luz divina y mayestática inundaron las almas de mis abuelos, provocando que de golpe y cachiporrazo, entendieran el catalán de tal forma que ríanse ustedes de los andaluces de hoy.

Eso sí, ese día coincidió extrañamente con el día en que TV3 estrenaba, doblada al catalán, por supuesto, “DALLAS”. Amé a mis abuelos y recuerdo de ellos que eran mis héroes, pero como tantos otros en estas lindes, eran unos oportunistas que aprovecharon el idioma para convertir en mierda algunas cosas.

2 comentaris:

  1. Del tot cert!! És més ,també comencen a parlar i a cantar en català aquells andalusos que sempre dieun el mateix ,que "ellos no entienden el catalán,oiga" i només porten aqui 40 ANYS!!!!

    ResponElimina
  2. Pues sí, tantos abuelos y abuelas que sí han venido, por necesidad, que no por voluntad a la Cataluña en que ni Dios se libra de pagar impuestos, parafraseando a uno que está de moda en estos tiempos de verborrea política

    ResponElimina