dilluns, 8 d’agost de 2011

Lost: la secuela.

Hace unos meses realizaba un interesante trabajo para la Facultad sobre la historia del conflicto entre israelíes y palestinos. Se trataba de hacer un montaje con secuencias de películas en las que apareciera reflejado este conflicto. Escogí películas como "Éxodo", "La última luna", "La sal de este mar", "Los limoneros"... en total unas ocho películas con las que monté un pequeño reportaje de media hora. Ni que decir tiene que rehuí el sempiterno tema del holocausto, porque en sí mismo, guarda poca relación con el conflicto.

Lo que pasó es que unas películas estaban en VOSE, otras no, y en algunas el sonido era tan malo que decidí subtitular todo el reportaje de una tacada, aprovechando las bienaventuradas ventajas del Windows Movie Maker. Fue un trabajo arduo, pero muy divertido y gratificante.

Mientras subtitulaba al aguerrido Paul Newman echando pestes de los británicos, se me ocurría que tenía que ser divertido hacerle decir otras cosas, aprovechando que en este incultísimo país de pandereta, mas allá de "championlí" y de alguna bobada más, no tenemos ni pajolera idea de inglés. Y como me quedé con esta espinita clavada entre las uñas de los pies, pues aproveché el "know-how" adquirido en el manejo del Movie Maker, y aquí les presento mi ejercicio.

No me la jugué con mi reportaje, lo que les presento es mi reversionado de una de las secuencias más remíticas de la incunable serie "Lost". Fui "lostomano", y "lostfílico" hasta el tuétano, pero me supera mi necesidad de reírme a mandíbula batiente muchas veces de mí mismo, otras veces de mis mitos.

Espero que les guste.