dilluns, 13 de desembre de 2010

Les cuento mi sueño



Esta noche pasada he tenido un sueño; last night I had a dream. Era una noche nublada y lluviosa. En la calle los perros hacían caca. Los coches no respetaban los semáforos en rojo. Los gatos arañaban a todo el mundo. Y las ratas cantaban ópera de Puccini.

En medio de la confusión, del desorden y del caos, llegaba un momento en el que se hacía la luz. Un sol brillante emergía en mitad de la noche convirtiéndola en día. El cielo se abría y ahogaba la tempestad. Los perros dejaban de hacer caca y se convertían ellos en caca, transformándose luego, a la luz del sol, en ceniza. Los coches se paraban en los semáforos y las ancianitas podían llegar hasta el otro lado de la vía, que no de la vida. Y las ratas; las ratas cantaban como Supertramp.

Pero aun algo más pasaba. Una inmensa nave intergaláctica llegaba desde el cielo. Una nave que olía a plomo y titanio se depositaba en la plaza de la Almendruca. La nave, de un color muy tonto, deslumbraba a la gente que paseaba por la plaza de la Almendruca. Muchos se tenían que poner las gafas de sol para no quedarse turulatos.

Una gran compuerta de la nave se abría al son de una música celestial. Creo que era una versión heavy-rock del Ave María de Schubert mezclada con un pasodoble español. De la puerta de aquella nave intergaláctica surgía una señora con bigote que llevaba en el culo una estrella de “Sheriff”.

Y decía:
“- Venimos de un planeta muy lejano, muy lejano, a salvaros de aquello que os atonta, oh pueblo mundano. Os salvaremos de la idiotización de vuestros hijos, de la pusilanimidad con la que son tratados. De las lagrimas de cocodrilo, de la arrogancia, de la petulancia, y de una ambulancia. Nos llevaremos vuestro mal y se lo daremos de comer a las famélicas fieras de nuestro planeta muy lejano. No os preocupéis, en nuestra galaxia hay tanto bicarbonato en suspensión que no hay riesgo de que las indigestiones nos lleven a devolveros vuestro mal.”

De pronto, una inmensa manguera de boca gordísima se descolgaba de la nave intergaláctica. Depositada en el suelo, sus motores se encendían y empezaban a aspirar, a aspirar, y a aspirar. Una manguera glotona de gordísima boca que empezaba a tragar madres como una loca. Una tras otra, miles, millones de madres se intentaban escapar agarrándose a las piernas de sus hijos. Pero la potencia de lo motores de aquella manguera de boca gordísima venida de una galaxia que era rica en bicarbonato en suspensión, aspiraba y absorbía madres como quien churrupa una horchata. Una, y otra, y otra, y otra más; todas eran deglutidas, envueltas en sus faldones, delantales, y chantajes.

Cuando ya no quedaba ninguna, la nave cerraba su puerta largándose por donde había venido, mientras en la plaza de la Almendruca estallaba la algarabía. Cohetes y fuegos artificiales. Majorettes, cheerleaders, y sardanas para celebrar la fiesta de la liberación, la alegría de padres, hijos, hijas, perros, gatos, coches, ancianas... y ¿ambulancias?

Pero otro "acto" lo enturbiaba todo. Toda la algarabía se iba al traste por unos instantes al saberse la noticia; el hara-kiri colectivo del gremio de psicólogos, psiquiatras, psicoanalistas, y fabricantes de ansiolíticos ... ¡pobres cillos! Nunca llueve a gusto de todos.

divendres, 10 de desembre de 2010

ATERRIZA COMO PUEDAS


Este verano pasado hice un largo viaje que implicó el uso del avión como medio básico de transporte. Quince días antes de emprenderlo, empecé con los trámites básicos con los que uno se prepara siempre un viaje, a saber; revisar la documentación, cambiar moneda, comprar “Fortasec”, y observar como se desarrollaba el sempiterno conflicto de los controladores aéreos. Vaya, lo de cada verano.
No voy a tirar de hemeroteca porque dedicarle ese tiempo a estos pesados me da mucha pereza, pero recuerdo como bailaron las fechas en las que los controladores afirmaban que probablemente harían su huelguita de turno. Que si en día tal dirían cuando, que si cuando lo dijeran ya dirían hasta cuando... en fin, parecía como si hubiera un problema de agendas, que impedía a los controladores organizarse de una manera lógica. Debe de ser que dadas las fechas, algunos aun estaban por volver de sus vacaciones.

Pendiente de sus decisiones estuve durante quince días, ya ven, con el viaje pagado y el “Fortasec” en la maleta pero sin saber si estas oportunistas iban a dinamitarme las vacaciones. (Vaya, me salió la bilis, perdonen, pero como estamos en estado de alarma pienso que se me concederá el derecho a mostrarme beligerante e insolente con este gremio de presuntuosos).

Como les decía, por un tema de agenda, la fecha de inicio de la huelga bailó tanto que llegó el día en el que ya no me afectaba en lo referente a fecha de salida (¡Buf, que descanso!), pero sí que empezaba a amenazarme la fecha de regreso, lo cual, francamente me importaba un bledo. Miren, para irme de vacaciones me jodía la amenaza, pero para regresar, me importaba una mierda vestida de astronauta bailando una mazurca... ¡Para qué les voy a engañar!

Y es que aquí estaba el quid de la cuestión. Una cosa es que secuestren tu cotidianidad, tu rutina, tu vida normal y corriente que transcurre por los cauces del día a día, y otra peor es que secuestren tus vacaciones, tu ocio, el objetivo por el que luchas todo el año. Y eso, ellas lo saben. ¡Vaya que si lo saben!
Pero les importa medio pito, como a todo trabajador cuando se manifiesta y monta un pollo del carajo. La diferencia está en que de su trabajo dependen mis vacaciones. Peor aun; con la importancia que ha adquirido la movilidad aérea en los últimos años, los controladores aéreos tienen 334 días al año para montar pollos del carajo. Pero no, ellos se esperan a los 31 restantes para, sin previo aviso, organizarla de película, lo cual, por cierto; denota una enorme egolatría y una maldad soberbia. No seré yo quien ponga en discusión el derecho inalienable de todo trabajador a defender su puesto de trabajo, sus privilegios adquiridos, y todo cuanto cree que merece. Pero creo que hay unos límites que ni siquiera el gremio de controladores aéreos puede obviar.

Como ven, no les hablo de impactos económicos, ni de otras zarandajas que soy incapaz de entender; hablo del sentir de miles de personas que deben tragarse la maleta, las ilusiones, y el “Fortasec”, cada vez que este gremio prepotente decide erigirse como divino patrón destructor de la felicidad de miles de personas. Ellos piensan que existe una campaña mediática para criminalizarlos; ni se plantean la posibilidad de que sean sus acciones las que pueden ser ampliamente repudiadas por la sociedad. Sus actos divinos son tan incuestionables que el vulgo no merece ser considerado en lo más mínimo; el responsable es el Estado, qué digo, ellos son el Estado.

¿Porque no serán más imaginativos en lugar de tan pesados? ¿Porque no se van al Camp Nou y se lanzan todas a lo Jimmy Jump en medio de un partido? Verán como a la mañana siguiente les han firmado todo y más. ¿Porqué no empiezan a desviar aviones y los hacen aterrizar delante de la Moncloa? o ¿Porqué no putearon el avión del Papa y no lo mandaron a los pies del volcancito islandés este de marras, el Eyafjalla?

En fin señores, un último mensaje para ellos: dejense de jugar con los aviones, y váyanse a cagar a la vía.

dimarts, 30 de novembre de 2010

ELECCIONES 2010

 

Estaba mirando esto de los resultados electorales, y uno se plantea que relación existe entre lo que ha acontecido entorno a algunos partidos políticos y el hecho de que Rodolfo Chikilicuatre representara a España en Eurovisión hace unos años, años éstos, nunca lo bastante lejos como para olvidarlos.
Veo que la fuerza política menos votada ha sido una tal DEMOCRATICAWEB, cuyo resultado electoral ha sido el de 44 votos, es decir; el 0,01 % del voto emitido. En su programa electoral defiende cosas tan sugerentes como, traduzco del catalán: “Desarrollar un movimiento democrático dirigido por personas y no por políticos”. Perdonen pero por mucho que le doy vueltas a esta frase para buscarle alguna consistencia, no se la encuentro. También defiende: “Promover la gestión eficiente de los recurso evitando el despilfarro y beneficios parciales”. Sin duda debo ser tonto. Pueden consultar su web a ver si ustedes lo entienden: http://democraticaweb.org/.

Otra perla que ha conseguido la poco despreciable cantidad de 6.489 votos ha sido el partido PIRATES DE CATALUNYA el ideario electoral del cual se resume en su web, http://pirata.cat/ , de esta manera: “Defendemos tu privacidad, impulsamos la sociedad de la información y el acceso a la cultura y al conocimiento: requisitos imprescindibles para poder vivir en libertad y democracia”.
No me parece mal lo que este partido dice, pero me gustaría saber como se desarrolla esta política entorno a ideas como empleo, economía, prestaciones sociales... No todo en la vida es economía, aunque visto lo que cae, dudo mucho que no lo sea, pero es que me pregunto como solucionaría este partido temas como el desempleo juvenil, el acceso a la vivienda, la competitividad de las empresas catalanas, el hacinamiento de nuestra sanidad pública, la incentivación fiscal del capital extranjero para atraer inversiones a nuestro país... en fin, cosejas por el estilo.

Pero la perla es COORDINADORA REUSENCA INDEPENDENT ó CORI, ya saben; el de Carmen de Mairena. Pueden darse un garbeo por su web:  http://www.cori.cat/ ,si les place. Entre su programa electoral extraigo algunos puntos que, si me olvido de su contexto, me hacen reír de lo lindo. Siempre traducido del catalán, este partido proponía: “Que diputados y diputadas pasen por el control de un polígrafo, o sea un detector de mentiras, mientras ejerzan su cargo”. También pretenden impulsar la “Creación de follódromos públicos en las zonas lúdicas de todas las localidades catalanas, para hacer el amor y no la guerra”. Promover “Vehículos oficiales de color rosa con tapicería de piel de leopardo, que funcionen con biodiesel”. “Repartir muñecas hinchables con la forma de Carmen de Mairena, para fomentar las políticas de igualdad”. Y la mejor por su surrealismo; “Mandar un cohete a Marte con todos los productos de nuestra tierra, avellanas de Reus, vinito del Priorat, carquinyolis de l’Espluga, arroz del Delta, vermut de Reus, y Chartreuse de Tarragona”. ¿Me pregunto por qué a Marte precisamente?. 6.982 votantes avalaron esta candidatura.

Mención a parte merece la candidatura de ESCONS EN BLANC/CIUDADANOS EN BLANCO. No tienen programa porque de lo que se trata es de aglutinar el voto cabreado y transformarlo en asientos vacíos en el hemiciclo. La iniciativa ha conseguido la significativa cifra de 18.628 votos. Su web es esta: http://www.ciudadanosenblanco.com/

Les decía al principio, que se me antojan paralelismos significativos entre la afluencia en el mercado electoral de estos partidos sin sustancia política, con Chikilicuatre pateando Eurovisión. Básicamente en la voluntad de intentar bombardear el sistema desde el interior del propio sistema. Es decir; beneficiarse del sistema democrático y parlamentario que se critica, para denunciarlo desde dentro. Mejor dicho; para sabotearlo. Es aproximadamente lo mismo que hizo el sobredimensionado Andreu Buenafuente con Rodolfo Chikilicuatre; quien generó una tramoya en la que presentaba a Eurovisión a un menda inventado, cuya intención era dinamitar algo que a él no le gustaba.

La diferencia está en la trascendencia de lo que se intenta dinamitar; porque una cosa es que las descerebradas de siempre voten compulsivamente a un Chikilicuatre que ni les va ni les viene, de un festival que no han visto en su vida y que les trae al pairo, y otra es hablar de “follódromos” en el Parlament. Por un lado, es una muestra de que los cambios son posibles, que el sistema absorbe todas las opciones incluso las menos razonables, y que, por lo tanto; no hay que cabrearse tanto, que a alguna le va salir una úlcera. Y por otro lado, que hay que tener cuidado porqué, igual que a Eurovisión fue lo impensable, imagínense ustedes a un señor, o señora, sin programa, mandando carquinyolis a Marte, como President.
Creo que deberíamos encontrarnos con uno de estos Chikilicuatres de la seudo-política, ocupando la mayoría absoluta del arco parlamentario. A ver como nos reímos entonces.  

divendres, 19 de novembre de 2010

Comentarios a "EVIDENCIAS LACERANTES" de Pilar Rahola.


En el periódico “La Vanguardia” del día de hoy, Pilar Rahola ha publicado su columna diaria de opinión de la que les adjunto unos extractos que me han parecido interesantes, y que a continuación me permito comentar. En rojo, Pilar Rahola, en blanco, mis comentarios.

“Perdonen la impertinente pregunta que planteo en dos partes. Primera: ¿por qué a la ONU le resulta tan fácil hacer resoluciones acusatorias contra una democracia vulnerable, que sufre décadas de acoso violento, cuya integridad es amenazada por poderosos países, y que está rodeada de organizaciones fundamentalistas que tienen como objetivo su destrucción?”

Pienso que esta es una imagen demasiado victimista del pueblo israelita, que responde a la visión henchida de romanticismo arrebatado de Pilar Rahola (PR). por la cuestión sionista. También habría que matizar eso de “democracia vulnerable”; PR se refiere sin duda a que un gobierno que se acuesta con la ultraderecha no es en sí una democracia, sólo huele a democracia.

 “Y la segunda: ¿por qué a la ONU le resulta tan difícil hacer algún papelito, ni que sea de buen rollo, contra una dictadura que nadie considera objeto de sus deseos nucleares, que no está rodeada de feroces enemigos y cuyo problema nacional pendiente no es defendido por grupos terroristas? Es decir, puestos a defender los tan manipulados derechos humanos, ¿por qué la ONU se atreve con una democracia en riesgo, y no con una dictadura que no sufre ninguno?”

Bueno, yo creo que esta es casi una cuestión obvia; a la ONU se la torean las dictaduras, del mismo modo que la ONU se pasa por el forro los genocidios, las mafias que controlan campos de refugiados, las econo-guerras de Sudamérica, los cárteles de droga… Seamos honestos, la ONU fue lo que fue cuando tuvo que ser, en la actualidad su propia inoperancia ha sido la responsable de que haya quedado relegada a ser un organismo que reparte botellitas de agua.  Por lo demás, asegurar que Marruecos es “una dictadura que no sufre ninguno (riesgo)”, es mucho asegurar. En el Próximo Oriente todo es una gran olla a presión, incluso entre los mismos países que conforman la región.

“Con Israel, indignación interplanetaria a la primera que se mueve un soldado. Pero con Marruecos, café turco a las cinco y pelillos saharauis a la mar, que el emir de los creyentes no está para tonterías. Es decir, un país que mantiene una democracia contra viento y marea, que tiene tiempo para invertir en conocimiento, que sufre desde guerras de países vecinos hasta ataques terroristas indiscriminados y que, con todo, consigue mantener a su población en un respetable nivel de vida, es el blanco de las iras de la ONU.”

De nuevo una imagen arrebatada que roza el monicanaranjismo. Aun así, estoy de acuerdo con ella; me considero totalmente pro-israelita, pero sin tantos tules de colores. No hacen falta, el pueblo israelita se maneja bien sin compasiones.

“Y es que la ONU, contra Israel vive muy bien, pero contra Marruecos ni parpadea. ¿Por qué? ¿Será porque los poderosos países del petrodólar mueven sus hilos contra Israel y nunca lo harán contra Marruecos? ¿Será porque los saharauis no interesan al islam? ¿Será porque Israel es una democracia y eso resulta intolerable? ¿Será que la ONU no manda? Será, absolutamente dominada por los intereses de las poderosas dictaduras que la conforman. El tema, querida ONU, nunca han sido los derechos humanos. Por eso contra Israel vale todo. Porque la causa no es la defensa Palestina. La causa es la destrucción de un cuerpo democrático anómalo que rompe los esquemas del islam. Israel no es digerible, pero ¿Marruecos? Marruecos es una dictadura. ¿Cuál es el problema?”

Difiero. Hay un hecho evidente que empieza a tenerse en cuenta en el mundo: que en los países del Próximo Oriente se está dando lugar a un relevo generacional cuyos jóvenes pugnan por hacer política. Pretenden iniciar un camino hacia los organismos de gobierno de sus Estados, pese a los viejos tótems de siempre, cuyos arrugados culos están demasiado bien aposentados en sus tronos. El caso de Marruecos responde a este paradigma; un monarca joven que, de momento, está abriendo las ventanas de la Corte para que ese olor a rancio se disipe. Lo cual, con la que cae por allí, no es poco.

Mi querida PR, utiliza usted mucha retórica, para eso le pagan, para reconocer al final lo inevitable. Israel es un quiste sebáceo a los ojos del mundo árabe cuya responsabilidad de occidente es incuestionable. De hecho, le recuerdo que los protectores del enfant terrible del Próximo Oriente son los sempiternos norteamericanos, lo cual, dicho sea de paso, aun enerva más a ese Islam que usted se brinda escribir con minúsculas. Un Islam que, recuerde usted aunque seguramente ya lo sabe; regurgita continuamente su propia bilis ante todo lo que les atufa a occidental, a EEUU, a Europa, a colonialismo, a Imperios, a explotación y a Coca-cola. Así que creo que por una vez, ese organismo caduco de origen occidental que es la ONU, por una vez digo, se acuesta con el más cabreado que aunque no siempre, a veces tiene un poco de razón.

dimecres, 17 de novembre de 2010

El uso del catalán en Andalucía


Quería hoy comentar un hecho que yo no me esperaba y que me ha sorprendido gratamente. Al parecer, la Junta de Andalucía se encuentra en pleno proceso de impulsar el catalán en su administración. De pronto, creo que es el deje catalán de que son portadores miles de inmigrantes que han regresado a su tierra, lo que ha provocado en los andaluces un irresistible antojo de aprender nuestra lengua.

De entrada, en presidente de la Junta ya lo entiende, incluso lo habla en la intimidad. 
Además, en breve, está previsto que toda la rotulación en Andalucía sea exclusivamente en catalán. Que los niños se vean inmersos al catalán en las escuelas, y que los medios de comunicación se expresen en catalán, subtitulándose las pelis, en todo caso, al senegalés.

De hecho, en estos momentos ya funciona el programa “TE ENTIENDO PARA LO QUE ME INTERESA”, que es una especie del “Digui-Digui” de los primeros años de TV3. Se trata de sintonizar TV3 en Andalucía para seguir su programación, y al final contestar a unas preguntitas. Entre los acertantes se sortea un jamón con chorreras y un apartamento en Torreviejalicante. Esta semana el premio se lo ha llevado alguien que en un alarde de amor por nuestra invasiva lengua catalana, captó a nuestro Puigcercòs diciendo en voz alta, lo que muchos pensamos. (Igual que lo dice la pamplinas Camacho sobre la inmigración, y que no es más que lo que algunos piensan)

Esto me recuerda que cuando yo era pequeño y mis amados abuelos venían a Barcelona a visitarnos, se suscitaba siempre el mismo conflicto. Este conflicto, año tras año, giraba en torno al uso del catalán en casa, que si TV3, que si mi prima la que peina coletas. Sin embargo, recuerdo también un día en que miles de haces de luz divina y mayestática inundaron las almas de mis abuelos, provocando que de golpe y cachiporrazo, entendieran el catalán de tal forma que ríanse ustedes de los andaluces de hoy.

Eso sí, ese día coincidió extrañamente con el día en que TV3 estrenaba, doblada al catalán, por supuesto, “DALLAS”. Amé a mis abuelos y recuerdo de ellos que eran mis héroes, pero como tantos otros en estas lindes, eran unos oportunistas que aprovecharon el idioma para convertir en mierda algunas cosas.

dimarts, 9 de novembre de 2010

Solo millo



Estaba paseando por el ignoto mundo de los blogs, cuando de pronto me he topado con uno que me ha llamado la atención (¡Atención!,¡Atención!, me decía). Se trataba de otras cosas, pero su autora no ha podido evitar mostrar su estupefacción ante las nuevas normas lingüísticas de la RALE. Lo cierto es que estos días he podido escuchar a filólog@s blasfemar por tales cambios que consideran que empobrece la lengua española. Probablemente un antropólogo utilizaría el término “adaptación”, un historiador quizá se sintiera más a gusto con el término “evolución”, pero veo que para un filólogo el término más adecuado sería... ¿Que sería, ahora que me lo cuestiono?

Da igual... en cualquier caso, creo que a la mayoría de filólog@s les molesta el cambio. Y lo entiendo, porque a mí me costó unos cuantos esfuerzos aprenderme que Cristóbal Colón descubrió América, y que no fue Gérard Depardieu quien lo hiciera pese a “1492...”, la película de Ridley Scott. En ese caso no me resulta tan difícil imaginarme a mis pobres compañer@s filólog@s, rebanándose la sesera para entender que solo se acentúa cuando procede de un solamente". Que ese tildito impertinente quizá le haya costado a alguien un buen paseo en septiembre por la Facultad. Como para que ahora nos digan que de tilditos en solo, ni uno más.

Pero la historia de las lenguas es así, como les decía; evolucionan. Y evolucionan porque se adaptan. Se adaptan porque sino aun estaríamos hablando en indoeuropeo, y aunque no habría nada de malo en que aun habláramos indoeuropeo, la viveza de una lengua también se muestra por su capacidad de reflejar los cambios sociales. El mundo existe porque lo hablamos, las cosas son lo que son porque las nombramos, y evolucionamos a velocidad de infarto.  

Hay que reconocer que era una bobada de narices eso del acentito de solo; una verdadera molestia ya obsoleta. ¿Y qué me dicen del pronombre él..? Como si fuéramos tan tont@s de no saber distinguir que estamos hablando de una persona y no de un zapato. La lengua española debe reflejar ese cambio fundamental de que ya no somos tan bob@s como antes, que ya no hace falta ir haciéndole marquitas a las palabras para distinguirlas de otras. L@s historiador@s entendemos muchas cosas por su contexto, es más, pienso que el contexto se ha vuelto imprescindible para entender un hecho cualquiera... sin hacerle marquitas.

dijous, 21 d’octubre de 2010

Cruzar la calle

¿A ustedes no les chincha circular por la ciudad y verse de pronto detenido en un semáforo ante el paso de seis ancianitas reumáticas que lo cruzan, a la par que mientras tanto; conversan distraídas de sus cosas, se ajustan los refajos, y sueltan pedos a cada paso?  A mí no, la verdad es que no. Ahora ya he descubierto que puede haber algo más lento y horchatado que las abuelas reumáticas, las de los refajos y las de los pedos a cada paso, les digo.

Se trata de esa turba generacional de nuevos veinteañeros de DIR, subrayo que no toda esta nueva generación es turba de DIR, que cruzan los semáforos contemplativos, despacio, como de paseo, con la vista perdida en lontananza, quizá sin dejar de jugar con el móvil, tal vez liándose un pitillo de picadura barata, a lo sumo mirando provocadores la primera línea de vehículos detenidos a su paso. Son parte de la generación a la que hemos hecho creer que están por encima del mundo adulto. Por encima del bien y del mal incluso. Bellas personas sin duda, pero a quienes les hemos inculcado demasiado el mensaje de que son los mejores; de que el mundo entero se pone firme ante ellos hasta cuando cruzan una calle. De que los semáforos, si se trata de ellos, hasta verdes se ponen si es necesario.

Es esa juventud prepotente pero desmotivada que no ve estímulos frente a ella. Están como tristes, sin vida, como conteniendo las energías al cruzar un semáforo para cuando vengan tiempos mejores. Y es que se lo hemos puesto difícil, la verdad.

Los del “baby-boom” se lo pusimos todo en bandeja sin mesura. También sin explicarles el precio de las cosas; el que tienen y el que podrían llegar a tener si algo se tuerce por el camino. Igual que les preveníamos de que si soltaban el manillar de sus bicicletas podrían perder los dientes; no les explicamos que quizá llegara el momento en que tendrían que luchar como cosacos por conseguir cosas básicas en la vida, a saber, un hogar y una familia.

Bueno, quizá nosotros tampoco lo sabíamos. También los “boom” llegamos al mundo cobijados por una generación que las pasó putas en una España de post-guerra, y que se afanó por regalarnos aquellos de lo que ellos carecieron.
¡Caramba! A los veinte años uno tendría que ser capaz de cruzar una calle arrancando el asfalto en la estampida. Incluso pulverizando las líneas blancas del paso del cebra, dejando tras de sí millones de partículas de pintura blanca provocantes de sendos estornudos a los vecinos de la zona.

A los veinte años uno debería tener energía sobrada como para lanzarse como un “tomahawk” de un lado hacia otro de la calle, recalentando el asfaltado y fundiendo el alumbrado público ande las ondas. Que horas después aun hubiera señoras cuyos tacones quedaran hundidos bajo una masa infesta de alquitrán, boñigas de vaca y colillas de cigarros, y que tuvieran que cruzar la calle alumbrándose con sus mecheros.

Que desde lejos los autobuses se vieran obligados a frenar y a alertar a sus viajeros:

- “Señores pasajeros, les rogamos permanezcan en sus asientos. Agarren fuertemente a los niños, y quienes no vayan sentados rogamos se tiren al suelo bocabajo, cubriéndose la cabeza con las manos cruzadas en la nuca. Se recomienda a los que padezcan del corazón, que se endiñen la pastilla bajo la lengua…Un veinteañero que sale de un  DIR va a cruzar la calle pudiendo ocasionar graves turbulencias y desestabilizar fuertemente el vehículo. Gracias”.

Sí, ya sé, soy un exagerado. Sé que la mayoría de nuestra juventud, la de DIR y la de no DIR, es absolutamente maravillosa. Lo sé.  Por eso, y porque yo ya no tengo veinte años, creo que lo que quiero es transmitir el mensaje de que a los veinte años no se puede perder el tiempo cruzando las calles por los semáforos, tienen que aprender a sobrevolarlas, y a los veinte años eso puede hacerse.  

dilluns, 11 d’octubre de 2010

CAMINO de Javier Fesser

Quisiera inaugurar este blog poniendo tan verde como pueda a una película que me ha conmocionado.
Se trata de “Camino”. Un rollo que va más allá de lo lacrimógeno para adentrarse en el masoquismo más insultante. Una exhibición de dolor emocional, de sufrimiento llevado a sus cotas más altas: puro calvario. La apuesta es sencilla, no se vayan ustedes a creer: ¿Que puede jodernos más a todos que el sufrimiento largo y agónico de ver a un hijo morir de cáncer, sumido en vómitos, yagas, aparatos ortopédicos, cegueras y otras excelencias hospitalarias? Probablemente nada.
Es ir al cine para que te rasguen el alma con una hoja de afeitar oxidada, para que te la llenen de sal después, y para que te claven alfileres ardiendo en los sentimientos. Pura pornografía emocional, se lo advierto.

Lo peor de todo es el cinismo mediático que vende una película tan horrenda como una obra maestra. Una crítica infame y embaucadora, más que el propio director si cabe, que divaga sobre este bodrio en tono asceta, ululando en temas que no importan un pimiento. Que si Opus-Dei, que si madres posesivas, que si los fundamentalismos religiosos, que si mi prima la de Móstoles... ¿Pero que dicen? Pero si lo que realmente subyace en esta burrada es esa insana y malévola intención de hacer sufrir por hacerlo.

Recuerdo que cuando me puse a verla, y antes de que las palomitas se me convirtieran en bilis, aun pensaba que se trataba de otra cosa. Pensaba que la radicalidad religiosa de una madre había permitido que un cáncer se llevara a su hija. Así se publicitó, lo recuerdo perfectamente, incluso durante la entrega de los premios “Goya” se hizo. Pero no, era todo un subterfugio publicitario que se apoyaba en un tema tan delicado como los extremismos religiosos con la finalidad de vender una parida que de otro modo no la hubieran aguantado ni un millón de Marias Magdalenas sobornadas.  

Sólo salvo dos cosas de este exabrupto: las interpretaciones; TODAS, sin dejarme ni una, merecen mil aplausos. Y la segunda; ese dolor paterno que se me clavó en los más profundo. ¡Ya está bien de madres coraje que por sus hijos ma-tan! Los padres también ma-tan por sus hijos. ¡Tanta madre ya, hombre! ¡Que parecéis que sois las únicas capaces de llorar por un hijo...! ¡Verduleras!

No entiendo como SAW VI ha tenido que ser mutilada para que en este país pudiéramos verla y que esta mierda aun circule por ahí... eso dice mucho de nosotros. Eso dice mucho de nuestros premios “GOYA” también. Debieron sobrarles estatuillas, sin duda, entiendo.

Ahora, pongo a Dios, a Alá, a Javé, a Buda y a Belén Esteban por testigo que no voy a volver a ver una película de Javier Fesser ni que me limen los callos con ácido sulfúrico.

¡Lo juro!