dimecres, 27 de juliol de 2011

"Buenas noches, ángel mío, que duermas bien"

Quisiera dedicar unas líneas al padre de Amy Winehouse. Como siempre me digo, la muerte es obscena para quien se queda. Para quien se va… pues mira, para un ratito minúsculo que uno está aquí, tanto da que este sea más o menos largo. Sin embargo, quien se queda, se queda para vivir la ausencia. Ausencias que muchas veces son como un alambre espinado que zigzaguea el corazón a cada bocanada de sangre.

Hoy publicaba la prensa el último mensaje de Mitch Winehouse a su hija Amy. Les comento que aun no he conseguido leerla de una tirada sin sentir agujas en mi garganta. "Buenas noches, ángel mío, que duermas bien. Tu papá y tu mamá te quieren muchísimo".

Mitch Winehouse podría haber dicho otras cosas, incluso podría haber callado, o podría haber rasgado su corazón a tiras frente a unos medios de comunicación ávidos de lágrimas descontroladas. Pero lejos de perder la dignidad, le ha dado las buenas noches a su niña, en un sueño sin despertar. Seguramente como lo hiciera otras veces; cuando Amy era niña y su profesora de Lengua se tornaba un monstruo desgarrador que irrumpía en sus sueños y la hacía sufrir. Son las palabras que se dicen a un baby cuando necesita de ti.

No hace falta caer en el “belenestebanismo”. No era necesario demostrar que uno sufre más que nadie; golpearse en el pecho, mesarse los cabellos… Simplemente era necesario reconciliarse con la muerte. ¿No les da la sensación de que este hombre siente liberado su pesar tras ver a su hija de 27 años autodestruirse lentamente? Quizá por eso su serenidad. No lo sé, pero me lo tomo en todo caso como un apunte magistral de entereza.

Desde aquí un abrazo a Mitch con mi garganta encogida. Me levanto en silencio y me descubro ante él porque a pesar de todo, sigue siendo su papi. Y esto, ni mil muertes que vengan, se lo va a arrebatar nadie

8 comentaris:

  1. Me encanta tu blog :)
    Me encantaba Amy :'( Por lo menos seguiremos pudiendo escuchar su voz..

    izaskunfashionista.blogspot.com

    ResponElimina
  2. Gracias Izaskun. Voy a pasearme por tu blog

    ResponElimina
  3. Todos morimos un poco cada dia.
    A veces, la ausencia de la muerte es más llevadera que otras ausencias.

    ResponElimina
  4. Que bonic, jo no hagués pogut d'escriure millor l'angoixa de la mort de l'Amy.

    ResponElimina
  5. Que bonic, jo no hagués pogut d'escriure millor l'angoixa de la mort de l'Amy.

    ResponElimina
  6. Això pretenia Pilar. Tot sovint imaginem només una mare desgarrada sense recordar que també hi ha un pare. Gràcies pel comentari.

    ResponElimina
  7. Perder un hijo debe ser terrible, pero también el verlo llevar una vida de autodestrucción. Este hombre ha sabido expresar lo que supongo desde hacía tiempo se veía venir. Admiro su dignidad y templanza al despedirse de su hija.

    ResponElimina
  8. Esa es mi sensación, que por fin todos descansan.

    ResponElimina